26 abr. 2017

Hombres desnudos


HOMBRES DESNUDOS, de Alicia Giménez Bartlett
Por Juan E. Escalona (profesor de Matemáticas)

Javier, un joven profesor de Literatura, contratado a tiempo parcial en un colegio religioso, sufre los efectos de la crisis al ser despedido de forma imprevista. Las consecuencias de este despido, tanto a nivel personal, como en la relación con su novia, le abocan a una crisis psicológica de la que intenta sobreponerse trabajando como stripper en un club de las afueras de Madrid. Por otro lado, Irene, empresaria ejemplar en la cincuentena, ve cómo su matrimonio modélico así como la empresa heredada de su protector padre, empiezan a hacer aguas, y frente a ambas realidades, decide romper con una vida de apariencias y moderación. El encuentro entre ambos personajes conlleva una relación que discurre por sendas nada comunes: en esta guerra de sexos, es precisamente el hombre joven, atractivo y stripper el que busca desesperadamente el cariño y el afecto mientras que ella solo quiere usar, pagar y tirar, sin sentir para nada la necesidad de un mayor compromiso o apego . Con dos secundarios de lujo (Iván, el amigo del protagonista, un macarra de manual y Genoveva, la pija renegada de la sociedad, que vive solo para sus frivolidades), esta trama nos absorbe por completo en su desarrollo para desembocar en un final, totalmente inesperado y que cierra la historia de manera realista y contundente.

Y si el contenido del libro no es nada convencional, aún lo es menos su redacción:

acostumbrados a leer novelas en primera persona, sean por uno o por varios personajes, la novedad aquí se plantea en que los distintos puntos de vista no están separados por capítulos sino que una misma situación o conversación es descrita por varios de los protagonistas a la vez, incluso en el mismo párrafo, obligándonos a estar muy pendientes en su lectura pero aportando una visión muy completa y compleja de una misma realidad vivida desde varios puntos de vista. La identificación con cada uno de los personajes es así completa y podemos compartir con cada uno de ellos como sienten y viven el desarrollo de la acción, aportando cada uno no solo su propios sentimientos, sino también su lenguaje y forma de expresarse característicos, lo que aportan una variedad de registros que hace disfrutar aún mas de esta lectura.

Ganadora del Premio Planeta del año pasado, es un libro  que recomiendo encarecidamente porque atrapa fácilmente, se lee con ganas hasta el final y plantea cuestiones de plena actualidad desde un fondo y forma totalmente novedosos, algo de agradecer en un mundo editorial en el que la mayoría de lo que se publica suele ser tan poco original y muchas veces tenemos la sensación de haberlo leído ya antes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario